La supremacía de la comunicación tecnológica, ¿es realmente negativa?

  • Las redes sociales constituyen una realidad innegable que ha transformado el mundo globalizado.

Hoy en día, la tecnología no solo es una forma de comunicación, sino que es es comunicación en sí misma. Si queremos hablar con amigos, les llamamos o les enviamos un mensaje de texto. El intercambio de información está a un solo clic de distancia. Esperamos unos segundos para obtener respuesta de nuestros conocidos y, por supuesto, en el momento actual en el que nos encontramos, la respuesta es inmediata. 

Pero ahora nos preguntamos ¿cómo se compara la comunicación de hoy con la del pasado? ¿Están obsoletas las cartas personales? ¿Y serán los jóvenes capaces de volver a la comunicación escrita?

Una colección de cartas antiguas puede ser capaz de mostrarnos esto. Tengo seis cartas, la mayoría data de los años cincuenta y algunas de los años setenta. Todas ellas están escritas a una mujer de La Puebla, Mallorca, que se llama Apolonia Serra de Gayeta Perelló, también conocida como Polita por sus amigos. Con anterioridad, intenté ponerme en contacto con Apolonia pero fue en vano, de hecho, ¡ni el teléfono moderno me fue útil en este caso! Las cartas incluyen todas las características que tenemos hoy cuando nos comunicamos: apodos, errores ortográficos, y amistad entre el emisor y el receptor. Sin embargo, por otra parte, tienen distintivos que a menudo obviamos en la correspondencia moderna. En la parte superior de cada página, el autor ha incluido la fecha. A pesar de la familiaridad, una cierta formalidad prevalece. Por ejemplo, Vita, una amiga de Apolonia escribe, ‘Querida amiga. No es de decir la alegría que tuve al recibir tu carta tan esperada’. Parece que la gran mayoría de las cartas normalmente incluyen expresiones de gratitud, y los autores dan sus saludos a la familia- un fenómeno común en nuestra sociedad, pero no mandamos saludos en cada mensaje. 

Evidentemente, sería ridículo decir que en las cartas hay una falta de personalidad por su estructura formal. En la carta de Vita, hay una caligrafía casi ilegible en los márgenes. Al final, en texto rosado, no negro, como el resto de la carta, dice: ‘Como ves, mi señorita Olivetti es muy candorosa pues como puedes ver si se avergüenza, se pone colorada’. Parece que Vita tenía sentido del humor. Sus palabras también sacan a la luz otro fenómeno desconocido en nuestra comunicación de pantallas pequeñas: ¡la tinta! 

Es indiscutible que soñamos con las cartas, de la misma manera que idealizamos salir con alguien a una cafetería americana y beber un batido. Obviamente, olvidamos que todavía tenemos cafeterías y batidos, es sólo que podemos, en su lugar, fotografiarlos con un teléfono. Una carta es una copia eterna de una amistad o una relación. Parece algo tan lejano y a la vez tan romántico el hecho de escribir cartas, sellar el sobre, fijar el sello y enviarlo al destinatario. Es posible que los mensajes modernos expresen de forma limitada la personalidad humana debido a la falta de escritura a mano y la ausencia del proceso de enviarlos. Probablemente sea un reflejo de nuestra sociedad, en la que anhelamos una época más simple. La noción de la carta misteriosa es innegablemente tentadora, pero quizás necesitamos centrarnos en los beneficios de la comunicación de hoy, particularmente en el caso de los jóvenes. 

La comunicación moderna garantiza que nadie, sin importar la edad, pueda sentirse solo

Los adolescentes de hoy tienen que comunicarse entre sí en cuanto al trabajo escolar y familiar, y como sabemos, tienen muchas más oportunidades para interactuar a otro nivel, no únicamente en persona. Aunque a veces parece que no socializan de una manera sana, y algunos afirman que los jóvenes de hoy deben salir más, en realidad esta es una afirmación subjetiva. 
La tecnología ofrece a los jóvenes una plataforma de socialización y seguridad. Si un individuo joven tiene problemas en casa, puede contárselo a sus amigos por mensaje de texto en cuestión de segundos. Los adolescentes comparten fotos, vídeos o anécdotas personales. Además, los mensajes de texto no dejan de tener su personalidad, por ejemplo: el usuario puede elegir entre una gama de diferentes colores, emojis, y fotos en la aplicación de ‘Messenger’. También, muchas personas desarrollan su propia jerga o incluso una lengua vernácula cuando se comunican con sus amigos por Internet.

 Logotipo de  Instragram , una de las redes sociales más importantes del momento / DANIEL BRAVO 

Logotipo de Instragram, una de las redes sociales más importantes del momento / DANIEL BRAVO 

La comunicación moderna garantiza que nadie en nuestra sociedad, sin importar la edad, tenga que sentirse solo. Ofrece compañerismo instantáneo (no obstante a través de una pantalla o un micrófono). Es fácil perdernos en la simplicidad del pasado cuando nos vemos atrapados en una sociedad de ritmo rápido. Pero ¿esperar varios días un único mensaje de un compañero? ¿eso es la simplicidad? ¿de verdad?

Parece que, después de todo, vivimos en la era de la simplicidad. Si quieres celebrar el pasado, ¿por qué no? Encuentra un poco de papel y un boli, escribe una carta a tu abuela, y ella sin duda lo agradecerá. Y recuerda: una vez que la hayas enviado, podrías mandar un mensaje a tus amigos y preguntarles si les gustaría tomar un batido. 

Esta información ha sido revisada por Esther Veas.