Contenidos para todos

POR Ashley Bourke REVISADO POR Laura Juan Juan

Imagina que quieres ver la nueva película de Avengers o el último video musical a la moda pero tienes dificultades para escuchar lo que dicen los personajes e incluso para ver las escenas que aparecen en la pantalla. Esto le ocurre diariamente a muchas personas que tienen discapacidades audiovisuales. Por ello es importante conseguir que los medios sean más inclusivos y, aunque esto se está haciendo cada vez más visible en Europa, tenemos que admitir que aún queda un gran camino hasta lograr la accesibilidad completa.

La próxima vez que entres en Netflix échale un vistazo a los subtítulos disponibles. Es interesante ver las lenguas que hay y cómo algunos programas sólo cuentan con una o dos, mientras que otros cuentan con más de cinco. Ponte en la piel de alguien que no entiende la película porque no está en su lengua materna. Es por eso que la opción del subtitulado o incluso del doblaje de las películas es una manera de expandir la accesibilidad.

Cuando hay pocas opciones disponibles se puede generar crear un sentimiento de exclusión para los que quieren formar parte de la cultura popular pero no tienen la capacidad de acceder a los medios de comunicación de la misma forma que sus compañeros.

41ka7cdwCKL._AC_US218_.jpg

En este artículo se va a indagar en la idea de accesibilidad a contenidos multimedia, en cómo podemos contribuir, principalmente a través de la subtitulación y la audiodescripción, y finalmente se pretende analizar algunos proyectos que ya trabajan desde hace tiempo para que el sector audiovisual sea más accesible.

¿Quién se ve afectado?

Por un lado, las cifras de ciegos y discapacitados visuales arrojan que hay más de 900.000 personas con discapacidades de este tipo en España. Por otro lado, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) hay más de un millón de personas con dificultades auditivas. A escala internacional, más del 5% de la población tiene problemas auditivos mientras que 1.3 billones de personas están afectadas por problemas visuales según la Organización Mundial de la Salud (OMS)

La subtitulación

La subtitulación es una forma de traducción audiovisual que tiene sus propias normas, parámetros que aparecen recogidos en la normativa de Una Norma Española (UNE) de mayo de 2015 y que sustituye a la del 2003. Algunos de estos incluidos en la norma son los efectos sonoros tales como las risas; los 15 CPS (caracteres por segundo); el número de líneas es normalmente 2 excepto en los programas educativos o en los subtítulos en directo; la identificación de los personajes, los colores (normalmente amarillo y blanco) así como las etiquetas y guiones.

Como se puede ver, hay un esfuerzo ingente para hacer los contenidos multimedia más accesibles.

La audiodescripción

La audiodescripción hace referencia a un comentario adicional en el diálogo de una película o una emisión de televisión y que cuenta al espectador lo que ocurre en la pantalla, por lo que este puede saber lo que está ocurriendo a pesar de tener problemas visuales. En España existe la norma de la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) que se estableció en 2005 con el fin de compensar la carencia de captación de la parte visual contenida en cualquier tipo de mensaje. La audiodescripción describe varias cosas como los pensamientos, emociones y acciones de personajes; el diseño de la escena; el entorno y la iluminación de la escena e incluso los ángulos de la cámara.

Como se puede observar la audiodescripción tiene un papel fundamental en la sociedad al hacer el sector audiovisual más accesible permitiendo que todo aquello que aparece en pantalla sea mucho más visible mediante las cosas mencionadas anteriormente.

SAAM: accesibilidad al sector audiovisual.

Support for Access to Audiovisual Media es una iniciativa que tiene como objetivo crear subtítulos y proporcionar materiales audiovisuales principalmente a organizaciones caritativas, no gubernamentales y sin ánimo de lucro. Estos subtítulos se realizan tanto interlingüísticamente como intralingüísticamente.

El creador de esta iniciativa, el doctor Carlos de Pablos Ortega, profesor del sector de Español de la Universidad de East Anglia, ha pasado por La Taberna para contar más detalles sobre esta brillante iniciativa.

Ashley (A): ¿Por qué has creado este proyecto y con qué objetivos?

Carlos (C): El objetivo del proyecto en un principio era que los alumnos practicaran las destrezas que aprenden en los cursos que imparto de Technological Tools for Multimedia Accessibility y Technological Tools for Subtitling and Dubbing. Ese era el objetivo principal pero a partir de este objetivo, aparte de practicar estas destrezas con el software, lógicamente también se practican otras destrezas de traducción con unos límites. Una traducción que tiene sus retos importantes porque no es una traducción normal de un texto, sino un ejercicio de condensación del texto, reestructurarlo repetidas ocasiones veces y eliminar palabras con la finalidad de que los subtítulos puedan ocupar el espacio destinado para ello. El objetivo era ese, que pudiesen practicar y que tuviesen una práctica más profesional de la traducción.

A: ¿Cómo crees que será el crecimiento de este proyecto en el futuro?

C: Ya ha crecido mucho porque el proyecto cuando comenzó hace tres años solo contaba con 6 o 8 voluntarios, el año pasado se duplicó a 16 y este año se ha multiplicado a más del doble con 25 voluntarios de UEA más 8 voluntarios de una universidad en España. Ahora el proyecto tiene una dimensión más internacional porque estamos colaborando con estudiantes de la Universidad de Alcalá en Madrid. Me gustaría que creciera a mayor escala, pero si crece más necesitará una planificación enorme porque necesitamos mucho más material para subtitular o traducir.

A: ¿Crees que es importante que todo el mundo sea consciente de la accesibilidad y no sólo los traductores que se dedican a esta labor?

C: Por supuesto. Creo que es una de las cosas más importantes del proyecto. Está relacionado con la creación de subtítulos o, en algunos casos, no traducimos porque hacemos subtítulos para sordos y la accesibilidad es fundamental. Creo que mucha gente no es consciente de la importancia de la accesibilidad y con este proyecto estamos haciendo que la gente conozca el tema. Además, creo que los traductores no especializados en la traducción audiovisual quizás tampoco son tan conscientes de esta accesibilidad. En teoría lo deberían ser, ya que tienen que hacer textos para otras audiencias que no entienden la lengua origen, pero con respecto a la adaptación de textos para personas con discapacidades auditivas o visuales, falta conocimiento. Yo creo que es importante que estos proyectos surjan con este fin.

Es interesante mencionar que esta fantástica iniciativa del proyecto SAAM liderada por De Pablos Ortega no solo hace accesibles videoclips y películas, sino también videojuegos, guías de museos e incluso aplicaciones para el móvil. Esto recuerda a una aplicación conocida como UGRQR desarrollada por la Universidad de Granada. Se trata de una aplicación creada para ayudar a desplazarse por la universidad a los estudiantes de traducción e interpretación. Es una aplicación muy interesante ya que es accesible para todo el mundo, incluyendo aquellos con dificultades, y es que cuenta con una lengua de signos, audioguía y una gran variedad de lenguas.

Como ya se ha mencionado en la introducción, todo el mundo tiene derecho a participar en todos los aspectos de la sociedad y lo más importante es que las circunstancias personales, como las discapacidades audiovisuales, no deberían impedir que se realicen actividades cotidianas tan sencillas y tan enriquecedoras como ver una película o escuchar un podcast. En el futuro sería interesante ver que más se puede hacer mediante la tecnología y los medios de comunicación para conseguir un mundo más accesible.