Una nota curiosa desde las antípodas

Carlos de Pablos Ortega.jpg

Cuando uno pasea por Camperdown, uno de los campus de la Universidad de Sídney, descubre un espacio singular que invita a la libertad de expresión o, quizá, a liberar tensiones. Se trata de un paso subterráneo que une dos zonas de la universidad y en el que se permite a los alumnos que plasmen su opinión, divulguen sus ideas, denuncien una injusticia social o, simplemente, garabateen. Este espacio estipula sus propias normas: 

• Se eliminará cualquier tipo de mensaje ofensivo o que puede ser causa de queja.
• No se permite hacer grafiti fuera de la zona de lo que constituye el túnel, ni en las puertas, la señales y ni en los peldaños de las escaleras.
• Este túnel es el único espacio de todo el campus en donde se permite el grafiti.
• Para evitar problemas de gases, no se puede hacer grafiti de 7 de la mañana de 7 de la tarde de lunes a viernes.

En realidad se debería cuestionar la finalidad de este lugar puesto que apenas se aprecian mensajes, ni incluso palabras. ¿Quizá se utiliza para plasmar emociones o euforia? No hay duda de que es un espacio colorido, repleto de tonalidades vibrantes. ¿Es entonces un lugar que invita a la creación o a la expresión artística?, ¿o que promueve un tipo de terapia para descargar ansiedades o preocupaciones?, ¿acaso se emplea como remedio para aliviar tensiones después de los exámenes?

 Paso subterráneo que une dos zonas de la Universidad de Sidney, Australia. / CARLOS DE PABLOS

Paso subterráneo que une dos zonas de la Universidad de Sidney, Australia. / CARLOS DE PABLOS

Es un túnel ilimitado, tanto por la cantidad de pintura en spray que contienen sus muros como por el espacio que se emplea para hacerlo. Es también ilimitado por el hecho de que un diseñador de garabatos puede invadir el espacio de su predecesor. No hay principio ni fin, ni derecha ni izquierda, ni arriba ni abajo. Ante tal acopio de soberana libertad ¿cómo se puede circunscribir la libertad de expresión para no convertirse en vandalismo? ¿y cuáles son los límites de la creatividad artística para evitar que se transforme en una invasión visual incontrolable de un espacio público? 

Ayer, cuando pasé de nuevo por este túnel de grafiti, me di cuenta de que la señal que estipula las normas estaba etiquetada (tagging, como se dice en inglés). Un espacio que fomenta la libertad en el que trasgreden las normas para expresarse con libertad. Está claro que la libertad no necesita normas…