Argentina, un país para conservar

  • Argentina ha sido distinguida por 5 grandes premios Nobel: dos de la Paz (Adolfo Pérez Esquivel y Carlos Saavedra Lamas), dos de Medicina (César Milstein y Bernardo Alberto Houssay) y uno de Química (Luis Federico Leoir) 
  • Ubicado en la provincia de Salta, dentro del departamento de Los Andes, Olacapato es la localidad más alta de Argentina, situada a más de 4.000 metros de altura y con menos de 190 habitantes.

Argentina: el país más europeo de Latinoamérica, el país en el que nació el tango, el país de Maradona, el país con el mejor bife y asado del mundo y el país del vino Malbec. Cuando escuchás la palabra Argentina, las imágenes que te vienen a la cabeza son seguramente numerosas y vivas. Sin embargo, si dejamos al lado el vino tinto, la comida, el baile, el fútbol y las mujeres, Argentina es un país sobre el cual conocemos relativamente poco. Lamentablemente, lo que la reputación internacional del país no retrata es su belleza natural variada e impresionante. Argentina, que se extiende entre los pasajes tropicales y desérticos del norte hasta las cumbres nevadas de Tierra del Fuego, es, a mis ojos, mucho más de lo que sus estereotipos sugieren, se trata de una verdadera tierra de maravillas naturales. Con sus nueve sitios que forman parte de la Lista del Patrimonio Mundial, parece que la UNESCO coincide conmigo. Acá están mis impresiones personales de mis visitas a cuatro de ellos, el Parque Nacional de los Glaciares, las Misiones Jesuíticas Guaraníes, el Parque Nacional Iguazú y la Quebrada de Humahuaca, y mis sugerencias para cualquiera de entre ustedes que tenga la intención de verlos en persona.

  Las misiones jesuísticas  / FLICKR

Las misiones jesuísticas / FLICKR

Las misiones jesuísticas

Dando su nombre a la provincia argentina en la que se sitúa, las ruinas de las Misiones Jesuíticas revelan la historia de una tribu nativa de Sudamérica: los guaranís, o “guerreros” en español. La primera misión se fundó en el año 1607 y durante un siglo y medio se dispersaban a través de cuatro países actuales: Argentina, Paraguay, Brasil y Bolivia. Las distintas ruinas son en realidad ciudades abandonadas que dan una idea de los modos de vida de sus habitantes. Durante la ocupación española del continente latinoamericano, se creaban comunidades colectivistas, cultivando productos naturales como la famosa yerba mate y produciendo arte y productos cerámicos, con sus rituales religiosos como el enfoque central de sus vidas diarias. En las ruinas de San Ignacio (ilustradas), hay un museo interactivo que permite al turista sumergirse en la cultura guaraní. ¡No te olvides! Las Misiones Guaraníes en la República vecina del Paraguay están a una hora de las de San Ignacio, Argentina.

  La quebrada de humahuaca  / FLICKR

La quebrada de humahuaca / FLICKR

La quebrada de humahuaca

En el rincón más al noroeste de la República, la Provincia de Jujuy, dividida en dos por el Trópico de Capricornio, tiene un clima seco y se enorgullece de contar con uno de los sitios más paisajísticos y surreales de la Argentina. A primera vista, el estrecho valle desértico que pasa desde la capital provincial, San Salvador, hasta el paso fronterizo con Bolivia, parece una serie de cráteres lunares, pero con una diferencia significativa: los colores.  El Cerro de los Siete Colores en Purmamarca (ilustrado) es el mejor ejemplo de sus montañas con capas multicolores, formadas a lo largo del tiempo por diferentes minerales naturales como el hierro, el zinc y el azul del cobalto. ¡Una verdadera pintura hecha por la madre naturaleza!   Mis recomendaciones: conversar mucho con los residentes locales, comprar diferentes productos coloridos hechos a mano como recuerdos y llevar analgésicos en el caso de que sufras mal de altura. Además, para aprovechar todo lo que tiene para ofrecerte, podés pasar una noche en los tres pueblos principales del valle, Purmamarca, Tilcara y Humahuaca. Cada uno tiene una población indígena única y cada uno te permite percibir la belleza natural de la Quebrada desde una perspectiva distinta. 

  Parque Nacional de los glaciares  / FLICKR

Parque Nacional de los glaciares / FLICKR

Parque nacional de los glaciares

Ubicado en la parte sur de la Cordillera de los Andes en la Provincia de Santa Cruz, este parque nacional cuenta con el Campo de Hielo Patagónico, el segundo más grande del mundo después de la Antártida. Declarado “Patrimonio Mundial” en 1981,  sus 47 gigantes glaciares están rodeados por bosques antárticos, montañas y lagos azules de origen glaciar. El parque dispone de dos atracciones turísticas importantes: el Glaciar Perito Moreno (ilustrado) y el Monte Fitz Roy. Un paraíso para los practicantes del senderismo, el Monte Fitz Roy, accesible desde la localidad de El Chaltén, tiene una altura de 3102m y ofrece panoramas imponentes del parque entero desde los varios senderos que conducen hasta la cumbre. Al visitar el glaciar más famoso de todos, el Perito Moreno, con su hielo del mismo color que la bandera argentina, uno puede ser testigo del movimiento y el derretimiento del hielo, un espectáculo ruidoso pero inolvidable. Un consejo: visitar, si es posible, en otoño cuando las hojas de los bosques se ponen amarillas, rojas y naranjas.  

  Parque Nacional Iguazú  / FLICKR

Parque Nacional Iguazú / FLICKR

Parque Nacional Iguazú

La triple frontera entre Paraguay, Brasil y Argentina, en la provincia noreste de Misiones, es donde se encuentra el Parque Nacional Iguazú, cuya atracción principal son las Cataratas de Iguazú. Nombradas una de las siete maravillas naturales del mundo, la cadena de cataratas naturales es una de las más anchas del mundo con una anchura de casi 3km. Perteneciendo a Argentina y a Brasil, los dos lados tienen una infraestructura turística moderna que facilita la visita de todas las zonas de las cataratas, incluso la famosa Garganta del Diablo. Con 13 millones de litros de agua cayendo cada segundo, desde los miradores, se puede sentir la humedad producida por el vapor de agua de los saltos, además de apreciar los arcoíris que se forman con la bruma del agua y los rayos del sol. Mis consejos: dedicar dos días enteros a la exploración de los varios senderos del lado argentino y del brasileño,  este último te permite entrar bajo el agua cayendo. ¡No te olvides de sacar tu pasaporte y billetera del bolsillo! También, si buscás el alojamiento más barato (y más divertido), quédate en la ciudad de Foz do Iguaçu en Brasil y no en su ciudad hermana argentina, Puerto Iguazú.

Luke Jackson

Estudio cuarto y ultimo año del grado universitario de Traducción e Interpretación en la Universidad de East Anglia. Habla ingles, francés y español pero también le interesan otros idiomas como el portugués y el holandés. Acaba de regresar de suaño en el extranjero, siete meses estudiando en Paris y otros siete en el noreste argentino enseñando la cultura británica a nivel terciario. Su pasión es viajar y en el futuro le gustaría desarrollar una carrera en la industria de turismo.